El origen de la Copa de Europa, hoy Liga de Campeones


El origen de la Copa de Europa, hoy Liga de Campeones

En la primavera de 1955, en un hotel de París, se reunieron Gabriel Hanot, director de L’Equipe y Santiago Bernabéu. El asunto era dar forma a la idea que el prestigioso diario francés había lanzado al aire. Crear un único campeonato continental de clubes para poner en juego la supremacía futbolística de Europa. Entonces existían dos competiciones. Por un lado estaba La Copa Latina, que enfrentaba a los campeones de Portugal, España, Italia y Francia. Y por otro, La Copa Mitropa, que concentraba a los clubes de la Europa central. Hanot, decidido a crear un único campeón de Europa, lanzó su propuesta a todos los clubes de Europa y éstos le aceptaron el reto.

Santiago Bernabéu, presidente de uno de los equipos más importantes del mundo, fue quien más apoyó la nueva idea. Para la primera edición se decidió crear una competición que se jugaría por un sistema de eliminatorias directas. Una competición a la que acudirían 16 clubes invitados por una comisión creada para tal efecto. Para los próximos años, se aceptó que únicamente acudieran a la competición los campeones de cada país. Así como que los enfrentamientos se decidieran por sorteo. También se pretendía que la final se disputase cada año en el campo del equipo campeón. Pero el encadenamiento de títulos por parte del Real Madrid hizo que se optase por una sede que cambiara cada año.

>

Después de contar con el apoyo de los grandes clubes, sus dirigentes, y la aprobación de la UEFA y la FIFA, sólo faltaba un gran apoyo mediático para rentabilizar la Copa de Campeones. Tal y como sucede hoy en día, la televisión tomó un papel primordial. En poco tiempo, la cantidad de telespectadores deseosos de comprobar la supremacía futbolística de su equipo en el Viejo Continente se multiplicó hasta números exagerados. Quizá en ese momento Hanot no era consciente de ello. Pero acababa de aparecer, bajo su tutela, la competición de clubes más importante del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *