La cola de vaca

Es bien conocido que las vacas espantan a las moscas con su cola. Su giro de 180º les permite ahuyentar a la más molesta de todas con un solo golpe. Deshacerse de un pegajoso defensa con un giro rápido sobre si mismo y controlando el balón, para salir rápidamente y con fuerza, también se denomina: cola de vaca. Un regate llamado carrusel o tiovivo en Sudamérica y que aquí, en Europa, hizo famoso el jugador brasileño Romário da Souza al dejar clavado a Rafa Alkorta, un defensa español, en el clásico del Camp Nou jugado en la temporada 93-94.

romario-alkorta

En aquel año el Barça venía de ganar su primera Copa de Europa y se había reforzado con el jugador brasileño para la delantera. Poco se sabía de él en España aunque se aseguraba que era todo un mago con el balón. Y así lo demostró. En el primer clásico que jugó sacó su cola de vaca de la chistera e inauguró una goleada histórica (5-0) que dio a su entrenador, Johan Cruyff, la estadística de ser el primer jugador y entrenador en meterle cinco goles en un partido al Real Madrid. Luego, esta estadística se repitió con Pep Guardiola que, por cierto, fue el jugador que sirvió el pase a Romário para realizar este inolvidable regate.

No sabemos si aquel regate marcó la vida de sus dos protagonistas, pero lo que si se confirma es que tras una carrera futbolística más o menos destacada, el defensa madridista se dedicó a analizar los partidos de fútbol para un famoso programa deportivo de televisión antes de hacerse segundo entrenador profesional. Mientras que el delantero brasileño exprimió toda su magia hasta los cuarenta años para dar el salto después a la política y convertirse en senador de su país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *