John Alexander Brodie, el ingeniero que inventó la red de las porterías


John Alexander Brodie, el ingeniero que inventó la red de las porterías

John Alexander Brodie fue un ingeniero de la ciudad de Liverpool de principios del siglo XX. Mucha de la planificación urbanística de la ciudad, así como el primer cinturón que rodeó Liverpool (Queens Drive), surgieron de su prodigiosa cabeza. Uno de sus hitos más reconocidos fue la construcción del Túnel Mersey. Un subterráneo que comunica, por debajo de un río, la ciudad de Liverpool con Birkenhead. Una de las obras de ingeniería más importantes de Inglaterra. También fue suyo el planteamiento de diseñar casas pre-fabricadas. Viviendas que pudieran transportarse en piezas para ser armadas rápidamente y a un precio muy económico. Un concepto que revolucionó la construcción de entonces y que traspasó fronteras.

Brodie también fu invitado a la India para ayudar a planificar la ciudad de Nueva Delhi. Además de ser vicepresidente de la Liverpool Self-Propelles Traffic Association. Que años después se convertiría en el Royal Automobile Club (RAC). Pero de todos sus inventos del que más se enorgulleció siempre fue de su más sencillo y reconocido ingenio: la red para las porterías de fútbol. Antes, los partidos se jugaban sólo con dos postes verticales y, en 1882, se les incorporó el larguero superior. Los partidos empezaron a tener más popularidad y la gente empezó a seguirlos con devoción y a pagar por verlos.

>

Brodie, en 1889, asistió a uno de estos partidos y vivió una gran polémica al no aceptarse un gol que no se sabía si había o no traspasado la portería. La controversia resultó ser tan grande que el ingeniero decidió diseñar una patente para solucionar aquel problema. La llamó: «red de goles para fútbol y otros juegos». Y la definió como: «bolsillo para que una pelota pueda descansar después de materializarse en gol». La patente fue aprobada por la Asociación de Fútbol y fue estrenada en Londres en la final de la FC Cup. En 1894 se instauró el invento en toda Inglaterra y después en el resto del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *