Historia de los números en las camisetas del fútbol


Historia de los números en las camisetas del fútbol

La primera vez que se usaron números en las camisetas de los jugadores de fútbol fue en el año 1924, durante la National Challenge Cup de EE.UU. En Europa, se implementaron cuatro años después. Los primeros equipos en llevar estos dorsales fueron: el Sheffield Wednesday, el Arsenal, el Swansea y el Chelsea. Los números se asignaban a los jugadores en función de su ubicación en el campo. El 1 era para el portero, el 2 y el 3 para los defensas centrales, el 4 y 6 para los carrileros, el 5 y 10 para los centrocampistas, el 7 y 11 para los extremos y el 8 y 9 para los delanteros. Una manera idónea de identificar a los jugadores en el terreno de juego.

Con la llegada de los Mundiales, los números se asignaron en función de cada jugador y no por su posición en el campo. Cada selección disponía de 22 jugadores y de sus correspondientes números para identificarlos. Algunas selecciones vincularon sus dorsales con los jugadores por sorteo y otras, por el orden alfabético de sus apellidos. Ejemplos curiosos como Osvaldo Ardiles, centrocampista argentino, llevó el número 1 en los Mundiales de 1978 y 1982. O en el caso de Pelé, que le tocó en suerte jugar con el número 10 en su primer Mundial como delantero. Esta circunstancia provocó, años más tarde, que el diez se considerará como el número representativo de la estrella del equipo.

>

Otros jugadores como Johan Cruyff insistieron en llevar su número favorito, el 14 en su caso. Esto provocó que muchas de las estrellas posteriores quisieran asociar su nombre a un determinado dorsal. Como David Beckham, que eligió el 23 para jugar en el Real Madrid, en homenaje a su admirado Michael Jordan. O Ronaldinho, que tras llegar al Milan, eligió el 80 en recuerdo al año de su nacimiento. Esperemos que el fútbol no se quede sin números originales para identificar a sus estrellas. O que éstas, por lo menos, no decidan reconocerse con las cifras que acompañan a sus multimillonarios contratos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *