Arthur Friedenreich, el mayor goleador (desconocido) de la historia


Arthur Friedenreich, el mayor goleador (desconocido) de la historia

Aunque para casi todos los mortales Pelé figura como el máximo goleador del deporte rey (1.281 goles), fue un compatriota suyo, Arthur Friedenreich, quien consiguió más goles que nadie en su carrera deportiva como delantero (1.379 en 1.239 encuentros). Fue el primer futbolista mestizo en un deporte destinado solamente a blancos y el primer jugador en pegarle a la pelota con «rosca». Formó parte de la Selección de Brasil en el Campeonato Sudamericano de selecciones de 1919, donde consiguió marcar en el minuto 122 de la final y darle a Brasil su primer título internacional. Una hazaña que le catapultó a la fama y por la que se le bautizó con el sobrenombre de El Tigre, apodo que le acompañaría hasta el final de sus días.

friedenreich

De padre alemán y madre brasileña, Arthur Friedenreich nació en Sau Paulo en 1892 y comenzó a destacar desde muy temprana edad. Su habilidad para el regate, así como su capacidad para jugar con los dos pies, le llevó a ser fichado, con 17 años, por el SC Germânia. Era todo un deleite verlo jugar. Sus interminables fintas eran motivo de continuadas faltas de sus rivales para intentar pararlo, cosa que, por aquel entonces, no se sancionaba si el jugador era negro. Fue el primer jugador de color en vestir la camiseta blanca de su selección (luego se convertiría en amarilla) y uno de los 500 deportistas en alistarse en el ejército para participar en la Revolución Constitucionalista de 1932.

Luchador incansable por la igualdad entre negros y blancos en el fútbol, El Tigre tuvo que disimular su pelo rizado con una malla durante toda su vida y utilizar mucha gomina para fijar su cabello durante los encuentros que disputaba. Tuvo la desgracia de nacer en una época muy difícil y ser el pionero en un deporte que no pagaba a sus jugadores de color. Hoy, aquellos que tanto le despreciaban, pagarían una fortuna por tenerlo en su equipo del alma. Arthur Friedenreich, toda una leyenda de la que nadie se acuerda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *