Saeta Rubia, ficción sobre la vida de Alfredo Di Stéfano


Saeta Rubia, ficción sobre la vida de Alfredo Di Stéfano

Es muy posible que sepas que Alfredo Di Stéfano era conocido como la Saeta Rubia. Pero también es posible que no sepas por qué. Pues la cosa le viene por el color de su pelo y la vertiginosa velocidad de su juego. Circunstancia que provocó que comenzase a llamarle así el periodista argentino Roberto Neuberger, de la Revista River. Apodo que quedó grabado para siempre con la película que protagonizó en 1956, Saeta Rubia. Una historia que se inicia con el robo de una cartera por parte de unos golfillos y la sorpresa de éstos al descubrir que pertenece al famoso futbolista Alfredo Di Stefano. Movidos por la admiración a su ídolo, los chicos decidirán devolvérsela. A partir de este momento, Di Stefano entablará gran amistad con ellos y proyectarán juntos la creación de un equipo de fútbol llamado «Saeta».

La película estuvo dirigida por Javier Setó. Di Stéfano se interpretaba a sí mismo con una actriz de irregular carrera, Mary Lamar. El argumento, de tintes folletinescos, convertía al jugador en alma caritativa, ayudando a unos niños descarriados a encontrar el camino para ser en el futuro hombres de provecho. Allí sonaba un chotis, «La Saeta Rubia», en la voz de José de Aguilar, el mismo cantante que grabó el himno del Real Madrid. No fue su único film, ya que el jugador se colocó ante unas cámaras cinematográficas en 1962, para rodar La batalla del domingo. Otro film dirigido por Luis Marquina, y con Mary Santpere encabezando el reparto. Sin embargo, siempre será recordado por su primera película en España, o mejor dicho, por su juego vertiginoso y su color de pelo.

>

Di Stéfano ya había hecho cine antes de llegar a España. Protagonizó la película argentina Con los mismos colores (Carlos Torres Ríos, 1949). Un filme con interesante historia detrás. El fútbol argentino se había paralizado en noviembre de 1948 por una huelga de futbolistas. Demandaban mejoras laborales y económicas. Cosa que entonces aprovechó el productor de la cinta para hacer una película sobre el nacimiento de tres nuevas estrellas. Ofreciendo a Di Stéfano, a Norberto Tucho Méndez y a Mario Boyé un buen dinero por convertirse en sus protagonistas. ¿Quien le diría entonces a Di Stéfano que su historia sería mucho más grande que cualquier ficción pensada para él?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *