Futbolistas de izquierdas

Tradicionalmente se ha acusado a los deportistas, y en especial a los futbolistas, de no implicarse social y políticamente. Puede que muchos sean así pero, como en todo en la vida, hay excepciones. Futbolistas de Izquierdas recoge las historias de ese puñado de futbolistas que se expusieron, que pelearon por sus ideas y que se enfrentaron al poder. Futbolistas de talla mundial como Sócrates o Cristiano Lucarelli, futbolistas polémicos como Oleguer Presas o Iker Sarriegui, el llamado futbolista de ETA, e incluso personajes tan ecuánimes como Vicente del Bosque se pasean por las páginas de este libro y dejan constancia de cómo el deporte profesional no tiene por qué estar reñido con la política. Un libro que cambiará tu punto de vista sobre el deporte rey.

futbolistas-de-izquierdas

Quique Peinado, un periodista riguroso y sin pelos en la lengua, se ha atrevido a escribir un libro que hasta ahora no existía. Durante tres años el autor ha estado trabajando en un libro donde el término ‘izquierdas’ está escogido con una intención específica a la hora de darle el título a la obra, ya que pretende aglutinar a muchos tipos de personajes cuyas hazañas e historias se relatan en las páginas del texto, publicado por la editorial LéemeDesde rebeldes contra las dictaduras de Franco o el argentino Videla en los años 70 a comunistas como el jugador italiano Cristiano Lucarelli, que mostraba camisetas del Che Guevara en el campo o tipos peculiares como Sócrates, un hombre que celebraba los goles con el puño en alto y militaba en un partido político de izquierdas en tiempos de dictaduras, capaz de rebelarse por defender aquello que él consideraba justo. Gente, en definitiva, que despreció ese tópico de “no mezclar política y deporte”.

Una publicación, en definitiva, de obligada lectura para aquellos que busquen libros diferentes sobre deporte. Amena, entretenida, rápida y didáctica, como el mismo Quique Peinado afirma, crecer en el madrileño barrio de Vallecas y hacerse del Rayo obliga a amar el fútbol, pero también todo lo que va más allá del juego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *