The Football Factory, retrato salvaje sobre la vida de un hooligan


The Football Factory, retrato salvaje sobre la vida de un hooligan

En 2004 el cine británico estrenó una dura película sobre la vida de un hooligan titulada: The Footbal Factory. La cinta nos cuenta la vida de Tommy. Un hooligan al que sólo le gusta emborracharse y pegarse defendiendo al equipo e sus amores: el Chelsea. Su director, Nick Love, nos da las claves de cuál es el motivo de tanto odio y violencia. El trabajo basura, la falta de aspiraciones y la frustración vital, parecen ser las causas de semejante comportamiento. Afortunadamente para el espectador no estamos ante un tremendo drama de unos salvajes indeseables. Sino ante una comedia-dramática bastante gamberra, políticamente incorrecta y reveladora sobre el paisaje que habita las gradas del fútbol inglés.

Para aquellos que tengan sus dudas en verla por su difícil temática y brutalidad, decir que The Football Factory no es sólo una salvajada. Es también una película de historias paralelas con cierto nivel y excelentes actores. Desde un viejo veterano de la guerra hasta el paranoico hooligan protagonista y los nuevos jóvenes que se incorporan. Para todos, el dolor es como la gonorrea, se pasa con el tiempo. Una forma de canalizar su asqueroso día a día laboral más el odio generado desde su infancia. Una carga que parece liberarse cuando llega el fin de semana y hay partido de fútbol. La película es una adaptación libre de la novela de John King con el mismo título.

>

En resumidas cuentas; la película es una auténtica locura, por cierto está rodada con hooligans de verdad. Por eso el film parece tan real. Un realismo social contado de una forma muy atractiva que engancha por su gran impacto visual, emocional y visceral. Debido a su papel protagonista, el actor Danny Dyer es muy respetado entre los verdaderos hooligans de Inglaterra. A tal punto que realizó una serie-documental llamada «The Real Football Factories International» que expone la cultura hooligan en distintos lugares del mundo. Algunos dirán que le sobra violencia, alcohol, drogas, sexo y muchos tacos. Pero de lo que no cabe duda, es de su veraz y apocalíptica visión de estos radicales del fútbol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *