Las espinilleras inteligentes, un invento español


Las espinilleras inteligentes, un invento español

Las espinilleras protegen a los jugadores de los dolorosas patadas en los tobillos, pero no son ellos los únicos que sienten el golpe. Unos sensores instalados ahí también notan, mitigan y miden esos golpes y aportan una gran cantidad de datos. Parecen cosa del futuro, pero ya hace un par de años que muchos jugadores llevan bajo las medias, espinilleras inteligentes. Además, son un invento español. Iván Contreras, su creador, salió del Puerto de Santa María en 2010 y aterrizó en los EE UU con una meta: implantar allí su empresa Carbures de materiales para la industria aeroespacial. Gracias a la experiencia de su compañía, crearon las protecciones más ligeras y resistentes del mercado. Unas protecciones para cubrir las espinillas de los jugadores de la selección española de fútbol. Protecciones que fueron estrenadas en el Mundial de Brasil de 2014.

Las espinilleras inteligentes de Carbures están dotadas del denominado Sistema de Absorción de Golpes (SAG). Con el que, por ejemplo, cuando un futbolista recibe un impacto, el golpe se distribuye por toda la superficie. Las espinilleras tienen una serie de sensores que registran la información generada por el futbolista durante el partido. Datos que se transmiten en tiempo real y que permiten conocer los golpes que se reciben en todo momento. Cifras con las que elaborar un dispositivo a medida de cada jugador. En función de su estilo de juego y sus características físicas.

>

Además, la espinillera inteligente registra datos relativos al rendimiento de los jugadores en el terreno de juego. Con qué pierna golpea la bola, la velocidad del golpeo y la distancia recorrida. Transmitido en tiempo real, lo que ofrece datos claves del futbolista que pueden ayudar al entrenador a tomar decisiones durante un partido. También podría indicar al árbitro, de manera precisa, si ha habido golpe o se trata de un piscinazo esa caída en el área.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *