ELA, la enfermedad degenerativa que azota al fútbol italiano


ELA, la enfermedad degenerativa que azota al fútbol italiano

La Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) es una patología que ataca el sistema nervioso del hombre, disminuyendo su funcionamiento y provocando una parálisis total del cuerpo. Una misteriosa enfermedad degenerativa que deja al hombre en estado vegetal respetando su cerebro y manteniéndolo vivo. El promedio de vida con la ELA es de 5 años, aunque existe una notoria excepción, la del físico Stephan Hawkings, que convive con ella desde hace más de 50. Recientemente se ha descubierto que una importante cantidad de futbolistas del ‘Calcio’ han sufrido esta enfermedad y que su proporción con el resto de la población italiana, ha sido desmesurada. De cada 43 casos entre 30.000 ex futbolistas, la han padecido seis italianos entre 100.000. Una desproporción que ha planteado muchas preguntas y que ha metido el miedo a los profesionales del fútbol italiano.

Pese a no tener una explicación definitiva, esta desproporción podría ser consecuencia de un cúmulo de varios factores. Se han apuntado causas como el dóping, al abuso de antiinflamatorios y el contacto con herbicidas como posibles motivos. Pero, en todos los casos, su relación con la enfermedad no ha sido demostrada científicamente. Se calcula que desde 1973 han sido 40 los ex futbolistas italianos fallecidos de ELA. Figuras como Gianluca Signorini, Adriano Lombardi y Stefano Borgonovo, nos han dejado por culpa de este mal degenerativo.

>

Fue al final de los años 30, cuando esta enfermedad se dio a conocer mundialmente. El emblemático jugador de beisbol americano, Lou Gehring, la sufría en pleno esplendor de su carrera. Su leyenda, en los New York Yankies, quedaba truncada para siempre provocando un enorme impacto entre sus seguidores. Tan duro fue para ellos ver a su estrella degradarse tanto, que el país entero rebautizó la enfermedad con el sobrenombre de ‘El mal de Gehring’. El deporte descubría una terrible enfermedad que, desgraciadamente, volvería a ensañarse con otros deportistas, años más tarde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *